Para feministas y mujeres en general

Si eres mujer y quieres acabar con la violencia de género, aquí van 20 propuestas para que contribuyas desde tu vida personal.


Si eres hombre y has llegado hasta aquí, te hago una invitación:

lee las propuestas cambiando, cuando proceda, la "a" por la "o" y "mujer" por "hombre".

crecimiento personal 9




Escapa de los cánones de belleza femenina:

Rechaza que gorda, fea, vieja o sin "arreglar" eres menos mujer.




No exijas ni pretendas nada de los hombres por el hecho de ser hombres:

Puedes hacer cualquier cosa que necesites sin su ayuda.





Rompe los esquemas en el amor romántico:

El hombre no es tu príncipe, tu rey, tu ideal o tu lo que sea.

Las relaciones son entre dos o de igual a igual.





Cambia tus expresiones:

Expresiones tipo "me hace el amor", "me regala", "me mima", "me comprende"... son erróneas.

Cámbialas por "nos hacemos el amor", "nos regalamos", "nos mimamos", "nos comprendemos"...




No toleres absolutamente ningún desprecio por razón de tu género, por pequeño que sea.






No caigas en los clichés de admiración a las mujeres:

Son una trampa.

Todo lo que se admira, por otro lado, se denigra.

Lo contrario a la igualdad es el sexismo, sea en positivo o en negativo.




Considera que las diferencias biológicas entre sexos no pueden pesar más que igualdad.

Lo que nos hace humanos a todos y todas es la capacidad de sentir y pensar.





Revisa tus relaciones personales con los hombres:

Principalmente en tu familia de origen (padres, hermanos, tíos, primos).

Atiende a si sabes tratarlos como personas iguales a ti y si ellos hacen lo mismo contigo.





Educa a tus hijos e hijas sin prejuicios sexistas:

Repito, ni positivos ni negativos.





Desecha todo interés por el poder, la lucha y la competencia:


Son rasgos rasgos biológicos que debes superar como humana.





Cuida qué hombres eliges para tu vida:

Si buscas al hombre exitoso, poderoso, adinerado, fortachón, malote o guaperas estás colaborando con los instintos y las ansias de poder.

No hay nada que te complemente.

Busca a un igual.






No toleres las exigencias de éxito que se ciernen sobre ti:

Forman parte de la competitividad y esta lleva a la violencia.




No aguantes absolutamente ninguna forma de violencia:

Escapa a cualquier relación en la que esto se produzca.




Explora tus relaciones y fantasías sexuales:

Cualquier actitud de sumisión te coloca en la hembra que busca macho. Cualquier actitud de dominación imita al macho.

Puedes superar tu animalidad.




No entres en el mercado del poder:

Abandona las pretensiones de ser princesa, reina, fuerte, poderosa o ideal para nadie.

Como tú eres está bien.




Ámate antes que nada como ser humano:

Ser mujer es secundario y no tiene nada que ver con el amor que sientes por ti, si este es verdadero.




Estate atenta a tus períodos hormonales:

La biología hace su trabajo, pero mente y corazón son más grandes.




No te deje llevar por la atracción sexual:

Hormonas e instintos sirven para la reproducción, no necesariamente para relaciones maduras entre personas.





Si alguna de las propuestas anteriores no te convence:


Explora sin miedo todas las posibilidades que pasen por tu mente o te pida el cuerpo.


No se trata de que te reprimas, eso lleva a más violencia. Se trata de que estés convencida.

Si no lo estás, explora sin límites.

Llegarás por ti misma a la verdad que te conviene a ti y al ser humano en general.




Después de que hayas leído estas propuestas:

Sal si quieres a manifestarte, pero la igualdad entre seres humanos es algo para mirar también desde adentro.

Mejor, hazlo primero en ti.