REZOS, ORACIONES Y ENCOMENDACIÓN




Dibujo hiperrealista de Henk Prinsloo


La medicina tradicional emplea, entre la multitud de técnicas de sanación existentes, la imploración o petición a entidades espirituales para que intercedan por la salud del paciente.


Cada médico, chamán, curandero o sanador realiza tal petición a aquellos dioses, santos, elementales o espíritus en los que cree. Por ejemplo, un curandero canario generalmente realiza rezos de la tradición católica, mientras que un santero o sanador vinculado a las religiones afroamericanas se consagrará a sus santos o dioses propios.



__________________________________

Diferentes sanadores recurren a entidades diferentes en sus rezos. 

__________________________________


Aunque los rezos y oraciones, generalmente, están vinculados a la religión, también desde las diversas corrientes espirituales es común ponerse en manos de una energía o espíritu de sanación con el mismo fin. Así, un facilitador de Reiki se pone en manos de esta Energía o Consciencia Universal a la que sirve únicamente de canal; las Terapias Angelicales, aunque no estrictamente católicas, utilizan la energía de cada arquetipo de ángel para las diferentes problemáticas a trabajar; y determinadas terapias espirituales acude a símbolos de la Geometría Sagrada.





En las sanaciones de las tradiciones más ligadas a los poderes de la Tierra, tal como el chamanismo indígena americano, es usual que intervenga la energía de entidades terrenales en forma de tótems de animales concretos, o también otras de su propios panteones divinos como el Pico del Águila, la Madre Tierra, el Gran Espíritu o la Serpiente Emplumada.


__________________________________

En la sanación pueden intervenir entidades espirituales, terrenales o una mezcla de ambas.

__________________________________


En el fondo, cualquier intervención de arquetipos, símbolos, tótems, santos, energías o dioses, en el transcurso de una sanación y con la finalidad de mejorar en algún sentido la salud del paciente o la resolución de sus problemas, es una práctica de rezo, oración u encomendación.





De hecho, el simple acto de que un sanador o sanadora holística se ponga en manos de una entidad superior a él o ella misma, es ya un acto encomendación o de asunción de que el don que posee depende siempre de fuerzas ajenas a su propia individualidad.


__________________________________

Encomendarse a una fuerza superior es ya una forma de rezo u oración.

__________________________________


De este modo, cualquier terapeuta espiritual, energético, intuitivo o tradicional es consciente de que la sanación es un proceso que depende siempre de algo más que de su propia actuación; más allá de esto, puede que comparta o no la encomendación a su "fuente de inspiración" con el paciente.


A este respecto, existen sanadores que son sólo rezadores, es decir, que practican una terapia consistente en el rezo, la oración o la petición de ayuda; o también sanadores que ejercen otro tipo de terapia (corporal, energética, vibracional, ancestral, espiritual, etc.) y que, al mismo tiempo, practican implícita o explícitamente la oración o la encomendación.


__________________________________

La sanación siempre depende de fuerzas que van más allá del propio sanador. 

__________________________________

__________________________________

Soledad González Silgo