Solsticio de invierno 2020


La Navidad originalmente es la celebración de la estación invernal. El 21 de diciembre es el momento en el que la Tierra está mas alejada del sol; por tanto, es cuando recibe menos luz, menos calor.


Es época de frío y sombra. Y en esta situación climatológica, lo que corresponde es el recogimiento, la paz, la calma, el silencio y la intimidad.


En la civilización en la que vivimos, llena de recursos electrónicos, de consumismo y aparente abundancia, se confunde la celebración navideña; la cual, en realidad, se centra en el fuego silencioso y tranquilo del hogar.


Desde el Cristianismo nos llegan otras influencias, no muy lejanas al sentido invernal. La imagen de un pesebre es aquella donde la familia y el recogimiento adquieren un lugar predominante.


Ahora bien, el nacimiento de Cristo nos viene a recordar que pese al frío y las sombras, es también un tiempo de calor y claridad. Es el mismo simbolismo que el del fuego, que el de la leña ardiente en el centro del hogar.


En un tiempo de oscuridad, viene a recordar que el fuego interno, íntimo, personal o familiar, nunca se apaga. Que el amor a los seres queridos mantiene unidos y en paz los corazones.


Muy bienvenidos el solsticio y la navidad del año 2020, en el que por circunstancias de la vida, la celebración vuelve a adquirir este sentido personal y calmado frente al social y frenético de las décadas pasadas.


__________________________________

El fuego del corazón nunca se apaga.

__________________________________


Feliz regreso a uno mismo y a las relaciones familiares.


__________________________________

Soledad González Silgo


Soledad González Silgo

Tenerife, Islas Canarias, 2020