PULSO TIBETANO

Pulso Tibetano Tenerife

El pulso tibetano se basa en la existencia de cuatro formas de electricidad en el organismo humano: corriente alterna, energía electromagnética, energía electrostática y corriente continua. Cada una de ellas se asocia a un centro principal o ámbito del ser humano: cuerpo físico, emociones o “corazón”, pensamientos o “mente” y “unísono”; llamado así porque es el resultado de la conjunción integrada de los otros tres.

__________________________________

El cuerpo humano posee 4 formas de electricidad: corrientes alterna y continua, y energías electrostática y electromagnética. 

__________________________________

El pulso tibetano estableció un complejo sistema 24 puntos a lo largo del sistema óseo, a los cuales se le asocia una vibración concreta. Esta vibración se manifiesta en diferentes formas de acción, de emoción, de pensamiento, color o sonido. También en la columna vertebral, en el rostro, en el iris o en la boca se puede situar dicho sistema. Es posible, pues, tratar una enfermedad física, o un problema psicológico o emocional, trabajando sobre todo el cuerpo o sobre esas zonas concretas.

__________________________________

Pulso Tibetano Tenerife
__________________________________

El modo de manipulación es único y original de esta terapia. Se trata de colocar la yema de uno o dos dedos de ambas manos en diferentes puntos y, en estado meditativo, sentir el pulso del corazón, para equilibrar la energía contenida en ambos lugares.


El pulso tibetano también contiene otra técnica original, llamada “pumping”, que consiste en una serie de movimientos (ascensión y descenso, o movimientos circulares) desde el chakra raíz del terapeuta sobre el cuerpo del paciente. El objetivo es cargar de electricidad la zona asociada a tratar y estimular así su propio torrente energético.

__________________________________

El pulso tibetano es una de las técnicas más profundas y beneficiosas en el terreno de la terapia corporal-vibracional.

__________________________________

La gran capacidad curativa de esta terapia proviene de la combinación de dos aspectos:

1. Su aplicación se ejerce en la zona más densa del organismo, los huesos, en donde se albergan las memorias corporales más antiguas.

2. El tratamiento se basa en la fuente de mayor sanación: la energía electromagnética del corazón.


__________________________________

Soledad González Silgo


Soledad González Silgo

Tenerife, Islas Canarias, 2020